Despachos: 1 a 3 días hábiles a la RM, 2 a 6 días hábiles a regiones. Envíos gratis a RM por compras sobre $40.000.

Especial telas: calor y fibras sintéticas

por Laura Miller - Ropa de niños en October 12, 2021

 

Correr, saltar, jugar y jugar. Los niños mantienen actividades activas durante todo el día sin importar la estación del año. Con la llegada de los días más calurosos, suelen transpirar independientemente de si están con shorts, vestidos o faldas. Esto se da no sólo por su alto nivel de actividad, sino que también por el tipo de tela de la cual está confeccionada su ropa.

 

 

Las fibras sintéticas son aquellas que son confeccionadas a partir de procesos químicos y físicos a diferencia de las fibras naturales, las cuales se producen a partir de materia prima vegetal, animal o mineral.

 

Dentro de las telas creadas a partir de fibras sintéticas, encontramos el poliéster, el acrílico, el spandex, el nylon, la lycra entre muchas otras. Estas telas pueden ser muy útiles para confeccionar prendas con ciertas características estéticas, sin embargo, se caracterizan por estar dentro de las telas que son más susceptibles a generar reacciones alérgicas, y por no ser transpirables. Esto último es muy importante, ya que a diferencia del algodón por ejemplo, las telas sintéticas no permiten que haya circulación del calor y la humedad. De esta manera, el calor es retenido entre la tela y el cuerpo, generando mayor transpiración y en pieles más sensibles, granitos o sarpullidos producidos por el mismo efecto.

 

Es importante saber que las fibras que son tratadas de forma natural, sin sustancias químicas, reducen notablemente la posibilidad de sufrir una reacción alérgica.

 

En nuestro artículo sobre fibras de algodón, recomendamos el uso de prendas confeccionadas con telas naturales como son el algodón y el lino, las cuales no producen alergia al contacto con la piel (entendiendo que pueden haber excepciones), pero son de uso seguro para bebés y recién nacidos. Son suaves y transpirables, permiten la circulación del calor y la humedad, permitiendo mayor comodidad y cuidado a la piel de nuestros hijos.


Elegir la ropa para nuestros niños es una tarea que requiere dedicación. Conocer de qué tela está confeccionada y ojalá saber quién la confeccionó, son dos pasos seguros para encontrar prendas que cuiden no solo la piel de nuestros hijos, sino que también el medio ambiente. De esta forma, se generará un círculo virtuoso entre la industria textil, el medio ambiente y nuestros niños.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER ARRIBA